“Yo dije que estaría siempre en la buenas y en las peores con él porque lo amo”, dijo Ana Luisa López de Lozano.

“Yo dije que estaría siempre en la buenas y en las peores con él porque lo amo”, dijo Ana Luisa López de Lozano.

Se hizo justicia: Sergio Lozano

Publicado por Radio Zócalo

Mi esposa cumplió su promesa de sacarme de prisión”, declaró el exedil.

Por: Lorena Carrillo

Piedras Negras, Coah.- Ochenta y seis días en los que los minutos se hacen muy largos fueron los que pasó el ex alcalde de Allende, Sergio Lozano Rodríguez en el área de indiciados del Cereso, tiempo en el que sólo podía salir al pasillo donde se encuentran las cuatro celdas

En ese tiempo Sergio Lozano Rodríguez aprendió a conocer a la gente, conoció historias, oró mucho y recibió bendiciones, aunque no niega que fue una experiencia muy triste que le permitió convivir con mucha gente que llegaban acusada  por distintos delitos.

El día 86 de Sergio Lozano transcurría con normalidad, por la mañana el canto de los himnos Nacional y Coahuilense, luego esperar que llegara el mediodía para ver a su esposa, ya que el viernes es día de visita. A las 11:15 aproximadamente el ritmo del día cambió. La llamaron al Juzgado Segundo, donde una actuaria del Tribunal le notificó el auto de libertad, sin ninguna restricción. Estaba libre porque no  hay ningún elemento para que le puedan juzgar por los delitos que le imputaron.

De regreso a la celda, Sergio Lozano espero la llegada de su esposa que le fue notificada por el oficial a las 12:20. Ella no sabía que ya estaba en libertad, se enteró en la sala de visitas por voz de su propio esposo. “Empezamos a platicar, ella me contaba cosas que habían sucedido en Piedras Negras y en medio de la plática le dije: ¿No sabes la noticia? -No que pasó- me contesté y le dije ¡Ya estoy libre!”.

Sergio Lozano y Ana Luisa López retoman su vida con alegría.

Sergio Lozano y Ana Luisa López retoman su vida con alegría.

La visita terminó a las 3:30, la familia ya sabía la noticia. Salieron del penal y ahí lo esperaron hasta las 5:05 de la tarde, hora en que nuevamente se reunió, ahora en libertad, con su esposa, su hermano, su familia y un amigo con quienes fue a la parroquia de Nuestra Señora del San Juan de los Lagos para darle gracias a Dios.

En las horas que tiene en libertad, Sergio Lozano Rodríguez ha recibido llamadas de familiares, amigos sacerdotes y ex compañeros con quienes estudió la carrera y con quienes se reunirá próximamente, después de 30 años.

En los 86 días de prisión, Sergio Lozano no perdió la fe. “Nunca perdí la fe porque yo estoy  consciente y plenamente convencido de soy inocente, solo era cuestión de tiempo, esperar que pasaran los días. Allá los minutos son eternos, pero siempre estuvo en comunicación y oración con Dios y junto con mi señora hicimos mucha oración, mucha gente de muchos lados, de muchas religiones hacían oración por mí, aún sin ser de la religión católica, pero yo siempre les decía tenemos un solo Dios y a él van dirigidas todas las oraciones y nos va a bendecir bastante”.

Sergio Lozano Rodríguez nunca perdió la fe en Dios y rezó mucho en el penal.

Sergio Lozano Rodríguez nunca perdió la fe en Dios y rezó mucho en el penal.

Tampoco perdió la fe en que se haría justicia. “En mi caso se hizo Justicia, de que hay muchas arbitrariedades las hay, de que me quisieron fincar un delito que yo no cometí, pues bueno, pero creo que el magistrado vio mi caso y  resolvió que no tenía ningún delito”.

Ana Luisa López de Lozano, cumplió su promesa. “Lo voy a sacar de ahí porque es inocente”, dijo en una entrevista a los pocos días de la detención de su esposo y durante 86 días, apoyada por los abogados Olga Karina Bernal y Ricardo Dávila luchó día a día hasta que finalmente ayer logró una de las más grandes alegrías: Tener en libertad a su esposo, con quien seguirá luchando por sacar adelante a su familia.

Los abogados Olga Karina Bernal y Ricardo Dávila lograron la libertad del ex alcalde.

Los abogados Olga Karina Bernal y Ricardo Dávila lograron la libertad del ex alcalde.

Para Sergio Lozano Rodríguez ahora es el tiempo de disfrutar a su familia, a sus hijos Ana y Sergio que estudian en Monterrey de quienes está muy orgulloso porque son muy buenos estudiantes y a quienes esperaba anoche, a Renata la hija menor a quien pudo ver desde ayer, a su esposa, a sus padres y luego a retomar sus actividades, cuidar su negocio y seguir adelante.