No levantan Saraperos

No levantan Saraperos

Publicado por Radio Zócalo

Tras caer 10 – 2 contra los Piratas de Campeche, no parece haber señales de que los Saraperos saldrán de este hilo de derrotas. Llevan seis series perdidas consecutivas.

Por: Gerardo Arancivia

Saltillo, Coah.- Seis series consecutivas perdidas y contando, los Saraperos de Saltillo no caminan ni en el Sur, luego de caer ante los Piratas de Campeche por 10-2, en lo que fue un duelo cargado para un solo equipo, con una ofensiva filibustera que pegó cuatro cuadrangulares ante el peor pitcheo de la Liga Mexicana de Beisbol.

Frank Díaz comenzó la fiesta de cuadrangulares en el Nelson Barrera en la baja del primero, luego vino C.J. Retherford a volarse la barda con Yosmany Guerra a bordo en la baja del cuarto; y en el sexto, Paul León desapareció a doña blanca con Eliseo Aldazaba en los senderos, para que Frank Díaz cerrara la fiesta de batazos con su segundo de la noche, de dos carreras.

El pitcheo abridor de los verdes sigue por la calle de la amargura, y de nueva cuenta, César Carrillo cargó con la derrota en labor de cinco y un tercio donde le pegaron siete hits, tres de ellos cuadrangulares, para cinco limpias, regaló un pasaporte y ponchó a tres enemigos, dejando una inefectividad de 7.13.

El más afectado de la noche fue Hubbie Pellegaud, quien en su segunda aparición con la franela verde permitió cuatro hits para cinco limpias en apenas un tercio de trabajo. Misael Verduzco fue de lo rescatable del pitcheo verde al trabajar 2.1 innings donde solo le conectaron par de imparables y recetó un ponche.

Frank Díaz se llevó la noche al irse de 4-2 con par de palos de vuelta entera y tres producidas, mientras que Yosmany Guerra, C.J. Retherford y Paúl León trajeron par de rayas al plato para maniatar a un endeble pitcheo sarapero.

Saltillo tratará de evitar su segunda barrida consecutiva y aliviar la malaria de siete derrotas consecutivas cuando se despidan de Campeche, para después viajar a Tabasco para medirse a Olmecas y salir de este bache que parece no tener fin.