El ‘narco’ corrompe para gobernar un gran sector de la sociedad

El ‘narco’ corrompe para gobernar un gran sector de la sociedad

Publicado por Radio Zócalo

Agencias, Distrito Federal-. El libro Más que plata o plomo “apunta a concebir el poder del narcotráfico en algo más que su capacidad de amenazar o corromper, los narcotraficantes en Colombia y en México gobiernan largos pedazos de la sociedad. Es la gran diferencia de cuando un narcotraficante corrompe a la autoridad de Estados Unidos, que cuando corrompe a las autoridades en Colombia y México”, señaló el politólogo y autor del libro,Gustavo Duncan.

En entrevista para Aristegui CNN, expuso que “en Estados Unidos (el narco) corrompe a las autoridades pero sólo para que los dejen traficar o para salir de la cárcel, en Colombia y en México cuando las autoridades corrompen al Estado, las corrompen para que los dejen gobernar un gran sector de la sociedad, eso es lo preocupante, más que la plata o el plomo“.

“El gran problema de la guerra contra el narcotráfico y la razón por la cual es tan sangrienta, es que cuando un cártel se enfrenta a otro, se enfrentan por el derecho de gobernar una parte de la población. Sólo gobernando una parte de la población pueden controlar el tráfico de drogas”, indicó.

“En regiones periféricas o intermedias en que gobiernan junto al Estado, para podermantener el derecho de controlar el tráfico de drogas, es necesario gobernar a la sociedad. No puede aislarse lo uno de lo otro”, detalló.

Dijo que “si uno va a la sierra de Sinaloa, el control del Estado llega hasta la carretera pavimentada, ahí lo divide el control entre le cártel de Sinaloa y la policía, una autoridad compartida. Se sale de la carretera y se entra a un territorio que es controlado por el cártel, en el sentido que el cártel asume las funciones de gobierno. Cobra impuestos, vigila como la policía y administra justicia”.

Aclaró que “quien quiera quitarle ese territorio al cártel, tiene que entrar y asumir esas mismas funciones, si no la población entera va a apoyar al cártel que está ahí”.

“Podríamos decir que las posibilidades de generar disidencias son nulas, por temor, pero también hay parte por concenso”, afirmó Duncan.

“Hay elementos de legitimidad, lo mismo pasó con Pablo Escobar pudo hacer la guerra al Estado contra la segunda ciudad de Colombia porque controlaba unos barrios de Medellín a través de los bandidos. Es decir un bandido de Escobar que era un general, en el sentido que poseía territorio en Medellín, disponía de la gente y el control de una comunidad entera”.

“No se trata de una guerra por los corazones y las mentes de la población, es una guerrapor sus hígados y tripas. Sin duda una guerra llena de violencia y en algunos casos se acepta por pura resignación, en otros casos hay procesos de concertación. ¿Por qué un sector de la población acepta ser gobernada por criminales y no por el Estado? Creo que se da porque los narcotraficantes lograron procesos de inclusión. El narcotráfico no necesito una gran ideología”, aseveró.

El narcotráfico “es la oportunidad de producir un medio de cambio valioso en los mercados mundiales, de regiones apartadas como muy bajas… de repente la gente llega a ese mundo moderno”, sostuvo.

Tenemos “un grave problema en México y en Colombia: para poder resolverlo, hay que crear instituciones acorde a las demandas de inclusión de esos sectores que el narco logró incluir a su manera. Incluso otros sectores aprovecharon, por ejemplo la clase política”, puntualizó.

“Clase política de la periferia vio con recelo a los narcos porque les llegaron a usurpar su poder pero eventualmente los narcos les dieron recursos y ellos pudieron acumular un poder que nunca antes hubieran soñado y pudieron ser influyentes en el poder central”, señaló.

“Pablo Escobar y Joaquín ‘Chapo’ Guzmán son personajes distintos, pero el ‘Chapo’ hay que reconocer que es un personaje muy importante del narcotráfico en México, líder de un cártel, el de Sinaloa… se encarga de someter a las otras facciones de Sinaloa que habían conquistado otros territorios a lo largo de México. Es el último gran capo”, consideró.

Pareciera que la situación de México “alcanzó un pico y ahora está reducieéndose, la lección de México, a pesar de los defectos y todos los errores en la guerra contra el narcotráfico, le puso un límite a los narcos. Era muy difícil evitar la guerra… parece que México entra ya en un descenso”.